catedral san estevan

Una visita obligada para cualquier persona que haga un viaje a Viena es la imponente Catedral de San Esteban, lugar que podrás visitar dentro de nuestra ruta en bicicleta por el Danubio. Muchos mitos y leyendas tienen como protagonista a esta monumental edificio de estilo gótico, cuya construcción comenzó en el Siglo XII. La leyenda del gallo de la catedral es una de las más populares.

La leyenda del gallo de la catedral de San Estevan

Al final del siglo XV un valiente e inteligente caballero vivía en Viena. Su nombre era Kaspar von Schlezer y tenía un puesto de confianza en la corte del emperador Maximiliano I. Kaspar estaba casado con una mujer hermosa y de cálido corazón. La pareja era bien conocida por su extraordinaria felicidad.

viena gallo catedralUn día el emperador Maximiliano I le pidió a su leal caballero que viajara a Constantinopla para llevar un importante mensaje al Sultán.

Kaspar estaba preocupado por haber sido elegido para hacer el peligroso viaje y que en su ausencia, otra persona pudiera arrebatarle a su esposa. La esposa de Kaspar tenía miedo de que podría perder a su amado esposo en ese viaje largo y peligroso. Pero a pesar de todo, él tenía que ir.

Llegó el día en que los amados esposos tuvieron que decirse adiós. La mujer colocó un crucifijo de plata alrededor del cuello de Kaspar. La cruz consagrada protegería a su amado esposo de las necesidades y peligros.

Después de un largo viaje Kaspar llegó a la residencia del sultán y le entregó el importante envío.

El valiente caballero ya estaba en camino de regreso a casa cuando fue atacado por bandidos. Fue capturado y vendido como esclavo. Muchos años de pesados trabajos siguieron al afligido noble. Sólo el crucifijo de plata que pudo esconder de los ladrones le daba esperanzas de recuperar su libertad algún día.

La ausencia se prolongaba año tras año pasó. En el hogar, la esposa seguía de duelo por la pérdida. Después de cinco años cedió a la presión de la sociedad, renunció a la esperanza de un reencuentro y decidió comprometerse con un amigo de su esposo.

Cuando comenzaron a preparar la boda, Kaspar tuvo un sueño muy extraño: vio a su esposa de pie ante el altar de San Esteban, donde se acababa de casar con su amigo Knight von Merkenstein. Al final de su pesadilla una tenue voz le susurró: “Todavía hay tiempo para evitar este matrimonio“.

viena catedral de san estebanBañado en sudor Kaspar despertó. En su desesperación gritó: “Debo estar en Viena mañana. Daría mi alma al diablo si esta fuera la única manera de que esto sea posible“. En ese momento el mismo diablo se presentó delante de él. Y tenía un gallo con él. “Esta ave nos llevará a Viena, pero quiero tu alma para eso“.

El desesperado hombre accedió bajo la condición de no despertarse durante todo el vuelo; de lo contrario Satanás no tendría poder sobre su alma. El diablo asintió con una sonrisa satánica.

Entonces ambos, diablo y caballero se sentaron sobre el gallo. En secreto, el noble tocó su crucifijo de plata y puso su vida en manos de Dios. A continuación, se quedó dormido.

El gallo partió y corrió con su pesada carga hacia el oeste. En cuanto amaneció San Esteban ya estaba a la vista. Lleno de alegría, el gallo siguió su instinto y dejó escapar un sonoro cacareo. Y el canto del gallo despertó Kaspar. El diablo había perdido el alma del caballero.

Maldiciendo en voz alta el demonio tiró a Kaspar y al gallo al Danubio y regresó furioso al infierno.

Los pescadores sacaron a los dos del río y así Kaspar von Schlezer pudo llegar a tiempo a San Esteban. Felizmente pudo abrazar a su todavía esposa.

En agradecimiento al gallo, que lo liberó de la esclavitud y lo llevó a tiempo de regreso a Viena, Kaspar von Schlezer mandó fabricar un gallo de hierro para el techo de la catedral de San Esteban.

El gallo se encuentra todavía allí. No sólo como un recordatorio de la incursión de diablo durante la Edad Media; sino como protección contra el maligno, que puede llevar a cabo sus fechorías sólo hasta el canto del gallo al amanecer.

Foto: Austria.info

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code