Oporto

Oporto es la segunda ciudad de Portugal, una hermosa ciudad universitaria Patrimonio de la Humanidad,  a orillas del río Duero, famosa por su vino (vinho do Porto) y punto de inicio de nuestra ruta en bici por el Camino Portugués.  

Al contrario de la capital, Lisboa, a primera vista Porto puede parecer una ciudad un poco apagada y no particularmente rica en vida nocturna, pero, conociéndola mejor, se descubre una ciudad llena de entretenimiento, especialmente para los estudiantes; una ciudad que no duerme y que ofrece grandes espacios y monumentos culturales que esconden historias que fascinan e intrigan, perfectas para descubrir en nuestro primer día de viaje por el Camino Portugués.

Ocio nocturno en Oporto

El lugar de encuentro principal para la vida nocturna de Porto es el centro de la ciudad, exactamente la famosa Praça do Leos, o Plaza de los Leones, cerca de la calle comercial (Rua de Santa Catarina). Aquí decenas, o incluso cientos de estudiantes se reúnen en la noche para tomar un café, una cerveza (um fino) o comer la famosa Francesinha, plato típico de la gastronomía de Oporto, una especie de sándwich en pan de molde cubierto con carne, queso y huevos.

oporto3

Después del café las opciones son muchas, al ser Porto una ciudad no muy grande, es posible moverse tranquilamente a pie y dirigirse a la zona de los locales, es decir, todas las calles cercanas a la Plaza de los Leones y la Torre de los Clérigos donde están algunos de los clubes más famosos de la ciudad con música en vivo, noches de música electrónica, incluso con famosos dJ portugueses y extranjeros, exposiciones de arte, etc. También se puede sólo permanecer en las calles para ver espectáculos culturales a menudo organizados por los mismos pequeños barrios de la ciudad.p4040043

Alejándose un poco de la zona céntrica, subiendo por la Rua De Passos Manuel, se encuentran otros lugares interesantes. Si se prefiere un ambiente más relajado, reggae, rock, folk, etc., al lado de la centralísima Praça Republica encontraremos preciosos locales construidos dentro de antiguos edificios, en típico estilo portugués, siempre llenos de gente, por lo que cualquier día de la semana puedes estar seguro de encontrar muchas otras personas con tus mismos gustos.

Para finalizar, no debes dejar de probar una copa de Oporto o tal vez un Porto Tonic si prefieres una forma más refrescante de conocer este famoso vino.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code