hidratarse en rutas en bici

Consejos para viajes en bicicleta cuando hace calor:

Pedalear en verano significa lidiar con temperaturas que a veces pueden desanimar incluso a los ciclistas más motivados. Estos son algunos consejos para enfrentar incluso al calor más sofocante en una ruta en bici.

1. Aclimatarse

El error más grande que cometen los ciclistas al enfrentarse a las altas temperaturas es pedalear en el calor, sin ningún tipo de preparación. Quienes no están acostumbrados a viajes largos en bicicleta bajo altas temperaturas, no obtendrán grandes beneficios de su actividad, aumentando el esfuerzo requerido y la posibilidad de infortunios. Es mejor viajar por mañana temprano o por la noche cerca del atardecer, cuando está más fresco y utilizar el resto del tiempo para acostumbrarse al calor a través de saunas o el yoga Bikram.

2. Planificar

Para evitar que la bebida de las cantimploras llegue a temperaturas cercanas a la ebullición, congelar la mitad del contenido de una de ellas, y tres cuartas partes del contenido de la otra, antes de rellenarlas. Para los viajes largos, predecir con suficiente antelación donde se podrán obtener nuevamente bebidas frescas.

3. Protejerse

Protegerse del sol

Una quemadura de sol significa mucho más que quemar la piel. Estas quemaduras ayudan a aumentar la sensación de fatiga y aceleran el metabolismo. Esto último podría parecer algo positivo, pero como resultado, también aumenta la necesidad de líquidos, ocasionado un problema durante los días calurosos, cuando hay que mantener un buen nivel de hidratación. Por lo tanto, lo importante es hacer todo lo que sea necesario para protegerse del sol: nunca pedalear sin protector solar, preferir ropa con protección solar y siempre usar un sombrero, incluso bajo el casco, para protegerse del sol.

4. Mojarse

Aunque parezca tentador introducir agunos cubos de hielo dentro de la ropa, no lo hagas: el hielo hace que los vasos sanguíneos se estrechen provocando un nuevo aumento de la temperatura corporal. Si la temperatura corporal se eleva demasiado también se puede afectar la salud y el rendimiento deportivo. Es mejor mojarse con agua dulce el cuello y los antebrazos, o humedecerse suavemente con una toalla húmeda y fresca.

5. Pedalear con comodidad

Cuando hace mucho calor, no se puede esperar mantener el mismo ritmo y mismo empuje de los días fríos o templados, pedalear más lentamente puede ser una buena solución y, si hace mucho calor, también es una buena idea reducir el tiempo de pre-calentamiento.

6. Rehidratarse

En los días previos a un viaje largo, es conveniente aumentar el consumo de frutas y verduras que contienen gran cantidad de líquidos (como la sandía y las uvas). El sodio ayuda a que el cuerpo retenga los líquidos que se introducen en el cuerpo, por lo que es mejor elegir bebidas que ayuden a reponer los electrolitos. Debemos tratar de beber entre 10 y 12 mililitros por kilogramo de peso corporal. Además, es importante que la bebida sea a base de proteínas y no de hidratos de carbono: cuando las proteínas llegan a los músculos llevan consigo también a los líquidos. Si después de pedalear decides beber sólo agua, conviene asociarla con comidas que sumen hidratos de carbono, proteínas y sodio.

Puedes ver nuestra guía sobre como prepararse para hacer el Camino de Santiago en bicicleta, con consejos que te servirás para cualquier ruta en bici.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code