Costa da Morte cementerio

El Cementerio de los Ingleses es uno de los lugares ineludibles que encontraremos en nuestra ruta por el Camino de los Faros en bici. La Costa da Morte, nombre que recibe este agreste litoral gallego, cuenta con 927 naufragios documentados en tan solo 100km de costa.

 

El Camino de los Faros es una espectacular ruta que recorre el salvaje litoral de la Costa da Morte. El trazado de esta magnífica ruta nos desvela impresionantes faros, acantilados de vértigo pero también esconde historias como la del Serpent.

El Cementerio de los Ingleses guarda una significativa a la par que triste historia, demasiado repetida a lo largo y ancho de la Costa da Morte. Este singular cementerio se ha convertido en un lugar icónico y visita obligada de este litoral.

Galicia cuenta con más de 3000 naufragios documentados en toda su costa. De este total más de 2000 sucedieron en la provincia de A Coruña y casi la mitad en apenas 100km, en la llamada Costa da Morte. Esta costa cuenta con la mayor tasa de naufragios a nivel mundial. Los escarpados acantilados y su abrupto litoral resultaban un lugar inhóspito para las embarcaciones cobrándose innumerables vidas a lo largo de la historia.

En 1980 el buque escuela británico Serpent, un acorazado de vapor de la Corona Británica, navegaba cercano a la costa dirección Sierra Leona. En el Serpent viajaban 175 tripulantes, pasaba por Camariñas entre punta O Boi y punta A Cagada, dos de los lugares más fatídicos de la zona, mientras un duro temporal azotaba la embarcación.

A poca distancia se encontraba el Faro de Cabo Vilan, pero su escasa luz y la crudeza de la tormenta no dejaba discernir fácilmente la linea de costa. El Faro Vilan es un enclave único, fué remodelado tras el naufragio para intentar aumentar la visibilidad en esta sinuosa costa.

El 10 de noviembre de 1890 sorprendido por el temporal, el Serpent va a la deriva hasta verse encajado entre las rocas en la Punta O Boi. En medio de la noche se mantiene a flote lanzando cabos, uno tras otro se rompían contra las rocas. Tran intentos infructuosos de abandonar en bote el barco, el mar termina por undir el barco.

El mar se llevó a la tripulación del Serpent. Tan solo tres marineros pudieron salvar su vida al ser depositados por el mar en la playa de Trece. Uno de ellos yacía mal herido, mientras los otros dos deambularon toda la noche hasta llegar a la aldea de Pescadoira. Un pescador del pueblo pudo avistarlos caminando maltrechos y dar la alarma.

Con el paso de los días el mar fue dejando los cuerpos de los 172 tripulantes. El cura del pueblo y los habitantes les dieron sepultura en un cementerio ya existente. UN pequeño lugar de culto cercano a la playa de Trece, utilizado 7 años antes en el naufragio del Irish Hull. Con el paso de los años se pasaría a llamar el Cementerio de los Ingleses.

El Almirantazgo Inglés agradecido por el gesto del pueblo quiso agasajarlos regalando un reloj de oro para el alcalde, una escopeta para el cura y un barómetro para el pueblo de Camariñas.

Durante años un barco de la armada inglesa se acercaba hasta el lugar para arrojar una corona de flores. Hasta hace pocos años, cada buque de guerra inglés que navegaba cerca de estas costas lanzaba salvas de ordenanza en el recuerdo de los marineros enterrados en el Cementerio Inglés.

 

Esta ruta por la Costa da Morte, internacionalmente reconocida como “The Lighthouse Way“, sigue el litoral gallego visitando los numerosos faros que este alberga. La creación y divulgación de está prometedora ruta debemos agradecerla a la Asociación Camiño dos Faros, que ha realizado un gran trabajo al respecto.

 

También te puede interesar:

Camiño do Mar, San Andrés de Teixido

La misteriosa Costa da Morte