Consejos Salud Ciclistas

Como te sientas después de un trayecto en bicicleta puede decir mucho acerca de lo que te está pasando mientras pedaleas.

 

Es un escenario relativamente común: cuando terminas una ruta o largo recorrido en bicicleta, empiezas a sentirte horrible. Le pasa a los mejores ciclistas, pero la buena noticia es que esta sensación se puede prevenir fácilmente con un poco de anticipación y planificación previa.

Dolores y remedios para cliclistas

Veamos algunas de las quejas más comunes después de andar en bicicleta y descubramos las formas más sencillas para evitarlas y remediarlas.

Dolor de estómago

El error más común que causa problemas, es comer en exceso mientras se anda en bicicleta o se practica deporte. Mientras pedaleas, algunos alimentos y snacks que consumes pueden hacerte sentir de maravilla, pero una vez que bajes de la bicicleta, podrían hacerse notar en forma de dolor de estómago, náuseas, o cólicos.

¿La solución? Concéntrate en comer la cantidad correcta durante el viaje. Para un viaje de una a tres horas, por ejemplo, cada hora que deberías comer entre 30 y 60 gramos de carbohidratos (dependiendo de tu nivel de forma y lo difícil que sea el terreno que transitas), y beber una botella de agua. Sin embargo, puede que tengas que jugar con esas cantidades para ver qué funciona mejor para en tu caso.

Dolor de cabeza

La deshidratación puede ser muy mala y a menudo es la culpable de los dolores de cabeza posteriores al camino, así que asegúrate de estar bebiendo lo suficiente. Se recomienda que los ciclistas consuman aproximadamente entre 500 y 600 ml de agua por hora, un poco más si hace calor.

El sol puede ser otra posible causa de dolores de cabeza. Utilizar viseras en los días muy soleados, dado que la luz brillante sobre la carretera puede causar fatiga visual grave, ocasionando un dolor persistente.

Si constantemente tienes dolores de cabeza, es mejor consultar con tu médico.

Hinchazón

Beber más y comer menos, es casi siempre la respuesta“. La mayoría de los ciclistas consumen más alimentos de lo necesario, mientras no beben suficiente para diluirlos, así que la comida termina asentándose incómodamente en el estómago.

Como la mayor parte de nuestra sangre se desvía hacia nuestras piernas mientras pedaleamos, es importante facilitar la digestión mientras se anda en bici. Ajustar la cantidad de comida y beber en la bicicleta serán la clave.

subidas bicicleta

Calambres en las piernas

La respuesta más simple: puede ser que estés bajo en electrolitos. Si estás bebiendo sólo agua, puedes agregarle alguna tableta de hidratación o alternar el agua con bebidas deportivas, para agregar sodio, potasio, magnesio y calcio.

Sin embargo, para algunos ciclistas, unos sorbos extra de bebidas deportivas no ayudarán. Si ese es tu caso, asegúrate de no olvidar una parte importante de tu entrenamiento: el enfriamiento. La cura es simple: reduce la velocidad. Pedalea los últimos 10 a 15 minutos a baja potencia, tratando de girar las piernas a una cadencia relativamente alta, para dejarlas listas para el día siguiente.

Tos seca

Si terminaste de pedalear en un día frío y sientes como si fueras toser el pulmón completo, no te preocupes, no te pasa sólo a tí. Es un problema bastante común, debidos a los cambios de temperatura en los pulmones al exponerlos al aire más caliente dentro de casa.

Es un problema de espasmos musculares debido a que el tejido se irrita y se inflama. Si es leve, se curará solo; puede ayudar además una ducha caliente. Si se trata de un problema constante, un inhalador podría ayudar, pero si sientes que también se afecta tu respiración, es mejor consultar al médico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code