Florencia

Nuestros viajes en bici nos permiten conocer mejor los lugares,  y siempre descubrimos historias que nos sorprenden, nuestro viaje por la Toscana no iba a ser menos. Hoy os vamos a contar algunas de las historias y leyendas relacionadas con la ciudad de Florencia. Una manera original de visitar su casco antiguo al mismo tiempo que pedaleamos, es a través de ellas, descubriendo sus secretos, tradiciones y mitos populares, tanto en lugares colmados de turistas como en los rincones ocultos de una de las ciudades más bellas y fascinantes del mundo.

Leyendas de Florencia

La piedra del escándalo o “dell’acculata”

Una de las curiosidades de la plaza del Mercado Nuevo es la presencia, en el centro de la logia, de un artefacto de mármol bicolor que representa la rueda del Carroccio, un símbolo de la República de Florencia. Allí se reunían las tropas florentinas antes de cada batalla, pero principalmente también allí se castigaba a los comerciantes quebrados, insolventes y deudores.
El castigo “público” consistían en bajar los pantalones del acusado y, una vez encadenado, debía golpearse violentamente con las nalgas desnudas, en la piedra “dell’acculata“.

El retrato escondido

La leyenda cuenta que Miguel Ángel Buonarroti esculpió en la fachada del Palazzo Vecchio la cara de una persona que le debía dinero, y que regularmente se presentaba con alguna excusa para no pagar su deuda. Por este motivo, Miguel Ángel esculpió la cara del deudor cerca de la entrada principal del Palazzo Vecchio, con el fin de desacreditar públicamente al deudor. Este retrato del genial artista se puede ver recorriendo la Piazza della Signoria, detrás del grupo de mármol de Hércules y Caco de Baccio Bandinelli, a la derecha del Palazzo Vecchio, casi en la esquina del edificio de origen medieval, oculto y “camuflado” en el exterior de las piedras que forman las paredes: es una especie de grabado que muestra el perfil de la cabeza de un hombre.

La leyenda del toro

Se dice que una joven mujer asomándose todas las mañanas por la ventana de su casa, cruzó la mirada con uno de los maestros carpinteros que trabajaban en la construcción de la catedral. Pronto se hicieron amantes y, cuando su marido descubrió la traición, los denunció al Tribunal Eclesiástico que ordenó un severo castigo para los dos.
Como venganza, el maestro carpintero colocó la cabeza de un toro de mármol blanco mirando a la casa de la mujer, para recordarle al marido su condición de traicionado. La cabeza del bovino se puede apreciar mirando hacia arriba en la parte izquierda de la catedral, entre Via Ricasoli y Via dei Servi.

Baptisterio de San Juan

san giovanni

El Baptisterio de San Juan fue construido sobre los restos de una rica casa romana, donde en la antigüedad probablemente se encontraba un templo dedicado a Marte. Observando la base del lado sur de la fachada, se puede ver un hermoso sarcófago romano (que representa unos hombres intentando cargar barriles en un barco), incrustado en la pared, para recordar los orígenes romanos de la ciudad.

Otro curioso elemento en el Baptisterio se remonta a la época lombarda. En la columna derecha de la entrada principal, la que da a Via dei Calzaiuoli, se puede observar, a unos 50 centímetros del suelo, una especie de huella.

Según la leyenda, el rey de los lombardos Liutprando decidió buscar una forma de garantizar la homogeneidad de las operaciones comerciales. Decidió entonces fijar la longitud de una nueva unidad de medida, tomando como referencia el tamaño de su pie, 43,6 cm de largo. Las crónicas informan, de hecho, que el llamado “Pes Liutprandi” se utilizaba en el norte de Italia, todavía a comienzo del siglo XIX.

El rostro oculto de Perseo

Florencia es un museo al aire libre y una de las obras maestras digna de ser admirada en la Loggia dei Lanzi, es la estatua de bronce del Perseo Victorioso que sostiene en una mano la espada y en la otra la cabeza cortada de la medusa. Es una obra de Benvenuto Cellini, encargada por Cosimo I de Medici en 1500.

Pero en la parte posterior de la estatua se puede apreciar un detalle inesperado. En la nuca de Perseo se produce un efecto óptico impresionante, que representa la cara de un hombre. De acuerdo con muchos es un autorretrato de Cellini, representado con una mueca irónica que poco tiene que ver con la monumental estatua.

La ventana siempre abierta

En la esquina de la Piazza Santissima Annunziata y Via dei Servi se encuentra Palazzo Grifoni. Podría parecer un palacio más de los tantos que hay en Florencia; pero sobre la fachada de este palacio hay un detalle particular: una ventana siempre abierta.

Cuenta una leyenda florentina que hacia finales del año 1500, un descendiente del la familia Grifoni partió a la guerra. Su esposa corrió a la ventana para saludarlo por última vez antes del viaje y no se movió de allí por el resto de su vida. Esperaba siempre asomada, el regreso de su esposo; pero él nunca regresó y, cuando la mujer murió, se cerró la ventana.

Existen dos versiones sobre lo que sucedió a continuación. La primera dice que los vecinos, conmovidos por la profunda historia de amor, se comprometieron para hacer reabrir la ventana. La segunda, en cambio sostiene, que cuando cerraron la ventana comenzaron a temblar los muebles y volar todos los objetos que había dentro de la habitación. Pero todo se calmó cuando se volvió a abrir la ventana.