Elías Valiña es conocido como el “cura do Cebreiro”, ha nacido en la localidad de Lier (1929-1989), un pequeño pueblo del municipio de Sarria (Lugo). A temprana edad ingresa al Seminario de Lugo y cursa estudios Eclesiásticos en Comillas, realizando posteriormente el doctorado en Salamanca. Su tesina ya dejaba entrever la importancia que tendrá este párroco en la historia del Camino de Santiago, titulada “El Camino de Santiago. Estudio histórico-jurídico”.

Quizás aún a día de hoy no es muy reconocida la labor de Elías Valiña pero un pequeño busto al lado de la Iglesia de O Cebreiro da fe de la importancia de su legado. Fue un gran estudioso y valedor del Camino de Santiago y uno de los principales artífices de su actual auge y puesta en valor.

Licenciado en Derecho y doctor en Teología ya desde su tesis “El Camino de Santiago. Estudio histórico-jurídico” dejaba claros sus intereses como gran erudito del Camino de Santiago.

Elías Valiña

Busto de Elías Valiña

En 1957 se ordenó como sacerdote y desde 1959 fue párroco de O Cebreiro, impulsando su restauración desde el primer momento. En el 1962 recibe la autorización para la restauración de la Iglesia de Santa María A Real y ya 1962 se finalizan las obras de la capilla. Posteriormente, se continúa con la rehabilitación de la Hospedería, del pueblo y sus singulares pallozas.

En 1971 se inaugura un Museo Etnográfico en una de las pallozas del pueblo, cerrando el ciclo y dando por finalizada la rehabilitación de O Cebreiro.

En mayo de 1985 se celebra la I Encuentro Jacobeo en Santiago de Compostela aglutinando a estudiosos de toda España; Madrid, Burgos, Ponferrada, Logroño, etc. En este encuentro y por unanimidad es declarado comisario del Camino; cargo que desempeña con gran orgullo.

Quizás la acción más singular y posiblemente el principal detonante del resurgir del Camino fue la creación de las Flechas Amarillas como marca para guiar el trazado del Camino de Santiago.

A finales de los años 70 ya cansado del desinterés de las administraciones públicas y de las quejas de los peregrinos que llegaban a O Cebreiro por perderse constantemente y no haber una señalización oficial del trazado, decidió tomar cartas en el asunto y se dirigió a los Pirineos cargado de pintura amarilla. En esos años se estaba construyendo en la zona la carretera nacional y consiguió que los trabajadores de la carretera donaran pintura sobrante de marcar la carretera para su singular causa.

Una vez emprendió el viaje y comenzó su odisea, Don Elías Valiña fue parado cerca la frontera pintando las flechas del Camino de Santiago por la Guardia Civil. Los agentes pidieron explicaciones de que estaba haciendo, el cura con su peculiar sentido del humor les dijo “Estoy preparando una invasión”. Tras el pertinente paso por el cuartel y la explicación correspondiente, continuó marcando su trazado con la hoy icónica flecha amarilla.

Con el tesón de este párroco, se ha puesto en valor la que hoy vuelve a ser una de las grandes rutas de peregrinación a nivel mundial. No solo Elías Valiña nos dejó las típicas flechas del Camino, prolífico hasta sus últimos días estuvo trabajando en la Cartografía, que acabaría título póstumo su sobrino. Nunca cesó en su empeño de difundir el Camino de Santiago siempre con importantes aportaciones para el peregrino.

Don Elías Valiña era para algunos un visionario y para otros, un excéntrico. Lo innegable es que ha dado a conocer y ha revitalizado el Camino de Santiago decaído desde la Edad Media.

 

Bibliografía

1963: “El valle del Valcárcel en el camino de Santiago”

1965. “El Camino de Santiago”

1971, Año Santo: “Caminos a Compostela”

1972, “Catálogo de los archivos parroquiales de la Diócesis de Lugo”.

1975, “Inventario artístico de Lugo y su provincia”

1983-83, “Inventario del patrimonio arquitectónico de la provincia de Lugo”

1992, La Guía del Camino de Santiago

1993, Cartografía. El Camino de Santiago. Ruta de peregrinación a Santiago de Compostela

 

Quizás te interese:

O Cebreiro

Credencial del Peregrino