Plaza de los Milagros de Pisa

En nuestro viaje en bicicleta por la Toscana puedes conocer una de las plazas más bellas del mundo, una obra maestra del genio creativo humano y ejemplo representativo del estilo gótico pisano, la Plaza de los Milagros de Pisa integra, desde 1982, los sitios protegidos de la UNESCO.

Probablemente su edificio más emblemático sea la famosa Torre inclinada de Pisa, pero son cuatro las construcciones que integran este complejo monumental, rivalizando entre ellos en belleza y majestuosidad.

La Catedral

La catedral, dedicada a Santa María, es una de las obras maestras de la arquitectura románica que combina elementos de estilos clásicos, tardo-antiguos, bizantinos, lombardo-emilianos e islámicos, que denotan el florecimiento cultural de Pisa y la complejidad de la cultura de su arquitecto, Buscheto.

El Baptisterio

Catedral Plaza de los Milagros Pisa

Un edificio de mármol de planta circular con su cúpula original, realizado a partir de 1358. En el interior se puede ver la preciosa pila bautismal, obra de Guido Bigarelli de Como (1246), el altar con trabajo de marquetería y el hermoso púlpito de Nicola Pisano, fechado en 1260, en el que sus relieves, con escenas de la vida de Cristo, dan cuenta de la renovación de la escultura italiana a través de la recuperación del arte clásico.

Torre de Pisa

El Campanile

La famosa Torre pendente se comenzó en 1173 pero la construcción fue interrumpida cuando comenzó a inclinarse. El trabajo se reinició un siglo más tarde bajo la dirección de Giovanni di Simone y quizás Giovanni Pisano que, en un intento de corregir la pendiente, agregaron tres plantas más con inclinación opuesta; entre 1350 y 1372 Tommaso Pisano insertó el campanario.

El Camposanto

El antiguo lugar de entierro conserva importantes sarcófagos antiguos, utilizados en la Edad Media como sepulturas, dispuestos inicialmente a lo largo de los lados exteriores de la catedral. En su origen, las grandes paredes de los cuatro lados estaban cubiertas por impresionantes series de frescos; la serie más conocida representa episodios de la Triunfo de la muerte, el juicio final y la historia de los Santos ermitaños, realizados por el florentino Buonamico Buffalmacco, a mediados del siglo XIV.

QUIZÁS TE INTERESE: