drovak

La Compostela es un documento que acredita nuestra peregrinación a Santiago. También llamado el “diploma del peregrino”, es concedida por la Catedral de Santiago una vez acreditemos los datos del Camino de Santiago en nuestra credencial.

A día de hoy aún no se concede a los usuarios en bicicleta eléctrica.

 

Antiguamente este documento servía para recibir atención sanitaria principalmente en el Hospital Real de Santiago, creado por los Reyes Católicos en el XV para la atención al peregrino. En la actualidad, esas instalaciones son utilizadas como Parador Nacional.

La Compostela se extendió a lo largo del Camino de Santiago dando atención en hospitales aledaños. A lo largo de los siglos XVI, XVII decayó la demanda, junto con el tránsito de peregrinos, pero aún seguía utilizándose en todo el Camino cual tarjeta sanitaria. Llegando incluso a falsificarse en ciertas ocasiones para obtener la atención hospitalaria de forma gratuita. Documentos de la época atestiguan la demanda de ciertos hospitales italianos a la Catedral de Santiago de una tarjeta original para poder cotejar y descartar a los falsificadores.

La Credencial y la Compostela

La Compostela – El Camino de Santiago

Hoy solo nos otorga un valor sentimental y atestigua nuestra peregrinación a Santiago. La certificación del nuestra peregrinación se realiza mediante nuestra Credencial del Camino mostrando así nuestro lugar de partida y de paso, atestiguados por los sellos que se estampan a lo largo del las etapas en la credencial.

Con el paso del tiempo, se han ido implementando nuevos modos de llegar a Santiago. Antiguamente solo era habitual hacerlo a pie o a caballo y solo se consideraba peregrinación y acreditaba la Compostelana a estas dos formas de llegar a Santiago.

Hoy en día también son considerados como válidos en bicicleta o en embarcación. Siendo necesarios 100 Km a pie o caballo y 200 Km en bicicleta para poder recibir el diploma del peregrino o bicigrino.

Con el paso del tiempo se han añadido las bicicletas y las embarcaciones a la lista de medios de transporte válidos para la certificación. Pero aún no se consideran a las e-bikes, o bicicletas eléctricas, como un medio posible.

<<aún no se consideran a las e-bikes, o bicicletas eléctricas, como un medio posible>>

Quizás por desconocimiento o burocracia aún no se considera merecedor de la Compostela al bicigrino que usa una e-bike para recorrer el Camino. Lo cierto es que todo aquél que haya probado una bicicleta eléctrica sabe que es una asistencia al pedaleo y no una motocicleta.

Con el paso del tiempo se reconocerá a la e-bike como un método más de transporte al igual que pasó con la bici hace años. Posiblemente se incrementará la distancia mínima obligatoria para obtener el diploma.

Lo innegable es que la bicicletas eléctricas han venido para quedarse y hacen que mucha gente con dificultades puedan disfrutar de un Camino en bici y al mismo tiempo un ávido ciclista puede multiplicar distancias con esta ayuda que no evitará esfuerzo solo lo mitiga, cual poción mágica.

 

También te puede interesar:

La credencial del peregrino

Fuentes:

Xacopedia

El Pais artículo de Paco Nadal